jueves, 31 de agosto de 2017

Lo único

Sexualidad y política / Sexo / Género / Virilidad / Hombría / Hombre (varón) y política / Valentía / Mujer y política / Feminismo / Feminazi / Hembrismo / Machismo / Neomachismo / Micromachismo / Heteropatriarcado /Patriarcado / Matriarcado / Paterfamilias / Homosexualidad
Charlton Heston en El planeta de los simios.
En su vida política, el actor demostró
ser muy activo en la defensa de los
derechos civiles, especialmente del
derecho a poseer armas. Armas y virilidad
tienen una clara relación.

Arma virumque cano ("Canto a las armas y al hombre" -Virgilio, comienzo de la Eneida-). Virmque en realidad es un plural ("hombres", "varones") que algunos traducen, en este contexto, por "héroes"; aunque también es una forma indeclinada, en singular, de virus ("veneno").
http://www.perseus.tufts.edu/hopper/morph?l=virumque&la=la

Moribus antiquis res stat Romana virisque ("La estabilidad de la civilización romana depende por igual de las antiguas costumbres y de los hombres que las realizaron de forma ejemplar en sus acciones" -Ennio-)
http://antiqua.gipuzkoakultura.net/moribus_antiquis.php
Me atrevo con una traducción más sencilla: Los hombres que mantienen las antiguas costumbres romanas dan continuidad al Estado. No obstante, me temo que es mucho mejor la traducción que hizo Alfonso XIII en 1921, y que mandó por telegrama al general Silvestre, para encomiarle su labor romanizadora por los alrededores de Annual: "Olé tus cojones" (según otros: "Olé los hombres").

La virilidad fue una de las obsesiones del pensamiento político español en la primera mitad del siglo XX. El regeneracionismo entendía a España como un "hombre enfermo", impotente, frente a las "potencias" emergentes, como Estados Unidos, que le arrebató las últimas colonias. En esta cuestión, el mismo referente era compartido por la derecha y la izquierda, los clericales y los anticlericales, antes de la guerra civil (pueden encontrarse citas en Ganivet, Costa, Unamuno, Maeztu, Ramón y Cajal, supongo que Ortega, y desde luego Lerroux -pedía a sus "jóvenes bárbaros" que entraran en los conventos y elevaran a las novicias a la categoría de madres); pero el bando sublevado lo tomó como su particular seña de identidad al exaltar la virilidad junto a sus componentes de violencia e irracionalidad (dialéctica de los puños y las pistolas -José Antonio-, retórica africanista de Franco, Millán Astray y Queipo de Llano). Evidentemente, no tenía que ver con la postura ante el voto femenino (concedido a pesar del temor de buena parte de la izquierda, incluidas muchas mujeres intelectuales).

Unos cuantos tópicos:
Llora, llora como mujer lo que no supiste defender como un hombre (Aixa, madre de Boabdil, en el Puerto del Suspiro del Moro).
Poner una pica en Flandes. Donde un español no llega con la mano, llega con la punta de la ... espada. No aparecen en las obras de Tirso o Zorrilla, pero son el espíritu de Don Juan (para Marañón, un carácter ocultamente homosexual).
https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_moderna_de_Espa%C3%B1a#cite_note-2
No seremos muchos, pero seremos machos (Revolución mexicana).
Jóvenes bárbaros... alzad el velo a las novicias y elevadlas a la categoría de Madres para virilizar la especie (Lerroux).
Las mujeres de los rojos ahora, por fin, han conocido hombre de verdad y no castrados milicianos. Dar patadas y berrear no las salvará (Queipo de Llano).

Como dice Aristóteles, cosa es verdadera:
el mundo por dos cosas trabaja: la primera,
por tener mantenencia; la otra cosa era
por tener juntamiento con hembra placentera. (Juan Ruiz, arcipreste de Hita, Libro de Buen Amor)

La tradición española de sucesión al trono permitía que las mujeres reinaran, mientras que la francesa (Ley Sálica, de los francos salios) no solo no lo consentía, sino que impedía que transmitieran el derecho a sus hijos, habiéndose de buscar siempre la "línea derecha de varón". Más que una muestra de un papel superior de las mujeres, es muestra de cómo la monarquía se había convertido en una institución hereditaria, y el reino en algo patrimonial.

La consideración del sexo como algo impuro es propia de muchas religiones, que proscriben las relaciones extramatrimoniales o incluso las intramatrimoniales que no conduzcan a la reproducción. Es también muy habitual la existencia de instituciones que implican el celibato (vestales romanas, monacato, celibato eclesiástico en la Iglesia católica). Otras tienen planteamientos opuestos (prostitución ritual, hierogamia, ritos de fertilidad).

El comportamiento sexual convencional y el no convencional (heterosexualidad-homosexualidad-bisexualidad-pluri-trans-cis, etc.), su vinculación a la reproducción, al placer, a las emociones, a las relaciones sociales, a la religión, al derecho, a la música, a la literatura y el arte, son un elemento esencial de la vida y la cultura humanas; y hubiera sido imposible que no condicionara la política. De hecho, las relaciones sexuales, junto con las económicas, son las más básicas relaciones de poder. Posiblemente la inhibición de las conductas sexuales espontáneas está en el origen de la sociedad política, comenzando por el tabú del incesto y los intercambios de mujeres (mito del rapto de las sabinas). Históricamente se produjo el predominio de las culturas "patriarcales" (lo cuenta muy bien Marvin Harris). Las llamadas "matriarcales" no existieron históricamente, más allá de construcciones intelectuales a partir de registros de costumbres peculiares, como las de los pueblos hispánicos del área celta, o las de los iroqueses: los varones forman bandas que frecuentemente se alejan de los hogares en expediciones prolongadas, el hogar puede ser "matrilocal" y la línea del "apellido" puede ser "matrilinieal", lo que no significa que "mande la madre", sino que es el varón el que sale del hogar de su madre para ir al hogar de su suegro, mientras que el nombre familiar se transmite así; siendo la figura masculina dominante y más presente en la casa no la del padre, sino la del tío (el hermano de la madre, que suele ser el "compadre"y "conmilitón" del padre, que tiene como mujer a la hermana de éste -los matrimonios negociados, precios y dotes se establecen convencionalmente y de forma no esencialmente distinta-). La denominación "heteropatriarcado" se ha propuesto desde los denominados "estudios de género" para designar, de hecho, a todo lo que no se identifique dentro de su propia perspectiva (y a cualquier parte de lo que está o estuvo dentro, según convenga).

La identidad "de género" (la construcción social del sexo) podría determinarse como un punto crucial, pero ni siquiera está claro cómo se llega a ella: ¿por genética o por ambiente? (nature-nurture). ¿Es algo determinado, en lo que el individuo no tiene opción (I was born this way -"nací así"-), o es algo que se elige, y que por tanto, puede decidirse cambiar (y si es así, el individuo debe tener una completa autodeterminación sobre ello)? ¿O no es ninguna de las dos cosas, sino una construcción social, que depende más bien de la época y del lugar que del individuo? ¿O, como se propone desde el pensamiento conservador, las derivaciones contemporáneas de estos "discursos" o "relatos" son en realidad una "ideología de género", una construcción ideológica impuesta desde la "corrección política" para imponer su "agenda" como "pensamiento dominante" y "performativo"?

La definición de en qué coniste la dignidad femenina fue variando históricamente, teniendo un momento clave en la definición del amor cortés en las cortes provenzales medievales (amar a la dama como se ama a Dios, lo que determinó incluso cambios en la mística -amar a Dios como se ama a las damas-), en una época en la que se introdujo la "mariolatría" en la cristiandad latina y se visibilizan fuertes personalidades femeninas (Leonor de Aquitania, Hildegard von Bingen) al tiempo que se da un curioso tratamiento historiográfico y religioso ("mujeres fuertes" de la Biblia, revisión del papel de Magdalena -lo cuenta muy bien Georges Duby-). En la época de la Revolución francesa hubo ejemplos de reivindicaciones de derechos de las mujeres (Olympiqe de Greuges y Mary Wollstoncraft). El sufragismo nació a finales del XIX y se impuso en su objetivo (el derecho al voto) tras la masiva incorporación de mujeres a puestos de trabajo hasta entonces considerados como "masculinos" en la primera guerra munidal (es erróneo llamar a ese proceso "incorporación de la mujer al trabajo": las mujeres han trabajado siempre, pero en todas las culturas se produce una división del trabajo con una orientación por sexo -como por edades y por otros rasgos-, aunque no en todas coinciden las características de tal división). El movimiento feminista se redifinió en los años sesenta. La declaración de 1975 como año internacional de la mujer fue un hito. Divorcio (en los países católicos), aborto, y equiparación legal (en los casos donde había discriminaciones legales -particularmente la exigencia de "igual salario por igual trabajo") fueron las reivindicaciones de la segunda mitad del siglo XX. A partir de que se fueron consiguiendo (no en todos los países ni en todos con la misma intensidad), se fueron incrementando las demandas en otro sentido, el de las denominadas positive actions ("discriminaciones positivas": cuotas, ley de violencia de género en España -que implica la desigualdad legal en beneficio de la mujer en determinados conflictos-).

¿Puede un varón ser feminista? Hay debate dentro del movimiento feminista, pero según la opinión más estricta, no. Es lógico dentro de un movimento que no defiende la igualdad (por mucho que se recurra a la primera acepción del DRAE -Ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres-), sino la identidad (lo que lo define como movimiento, que es la segunda acepción del DRAE -Movimiento que se apoya en el feminismo-). Lo hacen del mismo modo en que Marx insistió en que la emancipación de los trabajadores debía ser obra de los trabajadores mismos (despreciando a los socialistas utópicos como reformistas burgueses) y en que la parte más radical del movimiento negro en Estados Unidos se construyó sobre una explícita autodefinición racista (despreciando al movimiento por los derechos civiles de Martin Luther King como blandos "Tío Tom").

¿Las cuotas femeninas, las instituciones y espacios privativos para las mujeres son discriminación? ¿O no lo son porque la discriminación positiva (positive action) es la manera de reparar una injusticia? ¿Basta con definir al débil, a la víctima como inocente y sujeto de derechos? ¿Eso supone la definición paralela del fuerte, el victimario, que no ha de tener presunción de inocencia ni derechos semejantes?

https://es.wikipedia.org/wiki/Estudios_de_g%C3%A9nero
https://es.wikipedia.org/wiki/Discusi%C3%B3n:Identidad_de_g%C3%A9nero

La cineasta y periodista Cassie Jay decidió grabar un documental para dar a conocer su visión respecto al Movimiento por los Derechos del Hombre (ARM), un grupo considerado machista y misógino. Sin embargo, esta iniciativa ha puesto en tela de juicio a su autora que durante la grabación del film cambió de opinión respecto a este tema. Además, Jay, que previamente había dirigido documentales sobre educación sexual y matrimonio homosexual, sufrió problemas de financiación y recibió numerosas críticas por parte de las feministas. (Reseña de La píldora Roja, 4 de junio de 2017)

Véase también Familia, Roma, Casa, Potencia, Español, Militarismo, Derecho a llevar armas, Psicología y política-Emociones-Sentimientos-Amor-Odio-Homofobia, Víctima, Igualdad