jueves, 31 de agosto de 2017

Lo único

Sexualidad y política / Sexo / Género / Virilidad / Hombría / Hombre (varón) y política / Valentía / Mujer y política / Feminismo / Feminazi / Hembrismo / Machismo / Neomachismo / Micromachismo / Heteropatriarcado /Patriarcado / Matriarcado / Paterfamilias / Homosexualidad
Charlton Heston en El planeta de los simios.
En su vida política, el actor demostró
ser muy activo en la defensa de los
derechos civiles, especialmente del
derecho a poseer armas. Armas y virilidad
tienen una clara relación.

Arma virumque cano ("Canto a las armas y al hombre" -Virgilio, comienzo de la Eneida-). Virmque en realidad es un plural ("hombres", "varones") que algunos traducen, en este contexto, por "héroes"; aunque también es una forma indeclinada, en singular, de virus ("veneno").
http://www.perseus.tufts.edu/hopper/morph?l=virumque&la=la

Moribus antiquis res stat Romana virisque ("La estabilidad de la civilización romana depende por igual de las antiguas costumbres y de los hombres que las realizaron de forma ejemplar en sus acciones" -Ennio-)
http://antiqua.gipuzkoakultura.net/moribus_antiquis.php
Me atrevo con una traducción más sencilla: Los hombres que mantienen las antiguas costumbres romanas dan continuidad al Estado. No obstante, me temo que es mucho mejor la traducción que hizo Alfonso XIII en 1921, y que mandó por telegrama al general Silvestre, para encomiarle su labor romanizadora por los alrededores de Annual: "Olé tus cojones" (según otros: "Olé los hombres").

La virilidad fue una de las obsesiones del pensamiento político español en la primera mitad del siglo XX. El regeneracionismo entendía a España como un "hombre enfermo", impotente, frente a las "potencias" emergentes, como Estados Unidos, que le arrebató las últimas colonias. En esta cuestión, el mismo referente era compartido por la derecha y la izquierda, los clericales y los anticlericales, antes de la guerra civil (pueden encontrarse citas en Ganivet, Costa, Unamuno, Maeztu, Ramón y Cajal, supongo que Ortega, y desde luego Lerroux -pedía a sus "jóvenes bárbaros" que entraran en los conventos y elevaran a las novicias a la categoría de madres); pero el bando sublevado lo tomó como su particular seña de identidad al exaltar la virilidad junto a sus componentes de violencia e irracionalidad (dialéctica de los puños y las pistolas -José Antonio-, retórica africanista de Franco, Millán Astray y Queipo de Llano). Evidentemente, no tenía que ver con la postura ante el voto femenino (concedido a pesar del temor de buena parte de la izquierda, incluidas muchas mujeres intelectuales).

Unos cuantos tópicos:
Llora, llora como mujer lo que no supiste defender como un hombre (Aixa, madre de Boabdil, en el Puerto del Suspiro del Moro).
Poner una pica en Flandes. Donde un español no llega con la mano, llega con la punta de la ... espada. No aparecen en las obras de Tirso o Zorrilla, pero son el espíritu de Don Juan (para Marañón, un carácter ocultamente homosexual).
https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_moderna_de_Espa%C3%B1a#cite_note-2
No seremos muchos, pero seremos machos (Revolución mexicana).
Jóvenes bárbaros... alzad el velo a las novicias y elevadlas a la categoría de Madres para virilizar la especie (Lerroux).
Las mujeres de los rojos ahora, por fin, han conocido hombre de verdad y no castrados milicianos. Dar patadas y berrear no las salvará (Queipo de Llano).

Como dice Aristóteles, cosa es verdadera:
el mundo por dos cosas trabaja: la primera,
por tener mantenencia; la otra cosa era
por tener juntamiento con hembra placentera. (Juan Ruiz, arcipreste de Hita, Libro de Buen Amor)

La tradición española de sucesión al trono permitía que las mujeres reinaran, mientras que la francesa (Ley Sálica, de los francos salios) no solo no lo consentía, sino que impedía que transmitieran el derecho a sus hijos, habiéndose de buscar siempre la "línea derecha de varón". Más que una muestra de un papel superior de las mujeres, es muestra de cómo la monarquía se había convertido en una institución hereditaria, y el reino en algo patrimonial.

La consideración del sexo como algo impuro es propia de muchas religiones, que proscriben las relaciones extramatrimoniales o incluso las intramatrimoniales que no conduzcan a la reproducción. Es también muy habitual la existencia de instituciones que implican el celibato (vestales romanas, monacato, celibato eclesiástico en la Iglesia católica). Otras tienen planteamientos opuestos (prostitución ritual, hierogamia, ritos de fertilidad).

El comportamiento sexual convencional y el no convencional (heterosexualidad-homosexualidad-bisexualidad-pluri-trans-cis, etc.), su vinculación a la reproducción, al placer, a las emociones, a las relaciones sociales, a la religión, al derecho, a la música, a la literatura y el arte, son un elemento esencial de la vida y la cultura humanas; y hubiera sido imposible que no condicionara la política. De hecho, las relaciones sexuales, junto con las económicas, son las más básicas relaciones de poder. Posiblemente la inhibición de las conductas sexuales espontáneas está en el origen de la sociedad política, comenzando por el tabú del incesto y los intercambios de mujeres (mito del rapto de las sabinas). Históricamente se produjo el predominio de las culturas "patriarcales" (lo cuenta muy bien Marvin Harris). Las llamadas "matriarcales" no existieron históricamente, más allá de construcciones intelectuales a partir de registros de costumbres peculiares, como las de los pueblos hispánicos del área celta, o las de los iroqueses: los varones forman bandas que frecuentemente se alejan de los hogares en expediciones prolongadas, el hogar puede ser "matrilocal" y la línea del "apellido" puede ser "matrilinieal", lo que no significa que "mande la madre", sino que es el varón el que sale del hogar de su madre para ir al hogar de su suegro, mientras que el nombre familiar se transmite así; siendo la figura masculina dominante y más presente en la casa no la del padre, sino la del tío (el hermano de la madre, que suele ser el "compadre"y "conmilitón" del padre, que tiene como mujer a la hermana de éste -los matrimonios negociados, precios y dotes se establecen convencionalmente y de forma no esencialmente distinta-). La denominación "heteropatriarcado" se ha propuesto desde los denominados "estudios de género" para designar, de hecho, a todo lo que no se identifique dentro de su propia perspectiva (y a cualquier parte de lo que está o estuvo dentro, según convenga).

La identidad "de género" (la construcción social del sexo) podría determinarse como un punto crucial, pero ni siquiera está claro cómo se llega a ella: ¿por genética o por ambiente? (nature-nurture). ¿Es algo determinado, en lo que el individuo no tiene opción (I was born this way -"nací así"-), o es algo que se elige, y que por tanto, puede decidirse cambiar (y si es así, el individuo debe tener una completa autodeterminación sobre ello)? ¿O no es ninguna de las dos cosas, sino una construcción social, que depende más bien de la época y del lugar que del individuo? ¿O, como se propone desde el pensamiento conservador, las derivaciones contemporáneas de estos "discursos" o "relatos" son en realidad una "ideología de género", una construcción ideológica impuesta desde la "corrección política" para imponer su "agenda" como "pensamiento dominante" y "performativo"?

La definición de en qué coniste la dignidad femenina fue variando históricamente, teniendo un momento clave en la definición del amor cortés en las cortes provenzales medievales (amar a la dama como se ama a Dios, lo que determinó incluso cambios en la mística -amar a Dios como se ama a las damas-), en una época en la que se introdujo la "mariolatría" en la cristiandad latina y se visibilizan fuertes personalidades femeninas (Leonor de Aquitania, Hildegard von Bingen) al tiempo que se da un curioso tratamiento historiográfico y religioso ("mujeres fuertes" de la Biblia, revisión del papel de Magdalena -lo cuenta muy bien Georges Duby-). En la época de la Revolución francesa hubo ejemplos de reivindicaciones de derechos de las mujeres (Olympiqe de Greuges y Mary Wollstoncraft). El sufragismo nació a finales del XIX y se impuso en su objetivo (el derecho al voto) tras la masiva incorporación de mujeres a puestos de trabajo hasta entonces considerados como "masculinos" en la primera guerra munidal (es erróneo llamar a ese proceso "incorporación de la mujer al trabajo": las mujeres han trabajado siempre, pero en todas las culturas se produce una división del trabajo con una orientación por sexo -como por edades y por otros rasgos-, aunque no en todas coinciden las características de tal división). El movimiento feminista se redifinió en los años sesenta. La declaración de 1975 como año internacional de la mujer fue un hito. Divorcio (en los países católicos), aborto, y equiparación legal (en los casos donde había discriminaciones legales -particularmente la exigencia de "igual salario por igual trabajo") fueron las reivindicaciones de la segunda mitad del siglo XX. A partir de que se fueron consiguiendo (no en todos los países ni en todos con la misma intensidad), se fueron incrementando las demandas en otro sentido, el de las denominadas positive actions ("discriminaciones positivas": cuotas, ley de violencia de género en España -que implica la desigualdad legal en beneficio de la mujer en determinados conflictos-).

¿Puede un varón ser feminista? Hay debate dentro del movimiento feminista, pero según la opinión más estricta, no. Es lógico dentro de un movimento que no defiende la igualdad (por mucho que se recurra a la primera acepción del DRAE -Ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres-), sino la identidad (lo que lo define como movimiento, que es la segunda acepción del DRAE -Movimiento que se apoya en el feminismo-). Lo hacen del mismo modo en que Marx insistió en que la emancipación de los trabajadores debía ser obra de los trabajadores mismos (despreciando a los socialistas utópicos como reformistas burgueses) y en que la parte más radical del movimiento negro en Estados Unidos se construyó sobre una explícita autodefinición racista (despreciando al movimiento por los derechos civiles de Martin Luther King como blandos "Tío Tom").

¿Las cuotas femeninas, las instituciones y espacios privativos para las mujeres son discriminación? ¿O no lo son porque la discriminación positiva (positive action) es la manera de reparar una injusticia? ¿Basta con definir al débil, a la víctima como inocente y sujeto de derechos? ¿Eso supone la definición paralela del fuerte, el victimario, que no ha de tener presunción de inocencia ni derechos semejantes?

https://es.wikipedia.org/wiki/Estudios_de_g%C3%A9nero
https://es.wikipedia.org/wiki/Discusi%C3%B3n:Identidad_de_g%C3%A9nero

La cineasta y periodista Cassie Jay decidió grabar un documental para dar a conocer su visión respecto al Movimiento por los Derechos del Hombre (ARM), un grupo considerado machista y misógino. Sin embargo, esta iniciativa ha puesto en tela de juicio a su autora que durante la grabación del film cambió de opinión respecto a este tema. Además, Jay, que previamente había dirigido documentales sobre educación sexual y matrimonio homosexual, sufrió problemas de financiación y recibió numerosas críticas por parte de las feministas. (Reseña de La píldora Roja, 4 de junio de 2017)

Véase también Familia, Roma, Casa, Potencia, Español, Militarismo, Derecho a llevar armas, Psicología y política-Emociones-Sentimientos-Amor-Odio-Homofobia, Víctima, Igualdad

sábado, 19 de agosto de 2017

Buen porte y buenos modales abren puertas principales

Educación y política / Sistema educativo / Escuela / Enseñanza / Instrucción / Didáctica / Pedagogía / Adiestramiento / Formación / Crianza / Educación del principe / Espejo de príncipes / Educación de las clases populares / Instrucción pública / Educación progresista / Educación tradicional

Poder y educación tienen una estrecha relación; las "puertas principales" que abren los "buenos modales" son herramientas claves del poder (las mismas que las funciones de la comunicación): esencialmente la información, la formación y el entretenimiento o distracción.

Knowledge is power (Francis Bacon).

La educación recibida en los colegios elitistas ingleses, junto con otros factores más o menos visibles, marcan una diferencia de clase que no únicamente se nota en la posesión de determinados bienes materiales o de información, sino en rasgos sutiles (conversación, gestualidad, elección del vestuario y naturalidad en la forma de vestirlo) que permiten reconocer al patán "maleducado" que no ha recibido una "buena crianza", y al parvenu o snob que pretende imitarla, cayendo en sobreactuaciones ridículas. La educación republicana francesa, pública, laica y universal, es la principal seña de identidad de una opción radicalmente distinta, pero no menos elitista en cuanto a la posibilidad que ofrece a todos de un"ascensor social", que para una minoría de "los mejores" significa acceder a la meritocracia. También se puede conscientemente proponer una educación diferenciada o segregada a cada uno, según sus características personales o sociales; o pretender conscientemente evitar toda diferencia mediante la reforma del sistema educativo. Cuando lo que se pretendía era evitar el elitismo, los mecanismos de selección de las élites (no necesariamente educativos) se han demostrado mucho más resistentes que la propia resistencia del sistema educativo a ser reformado. Hay incluso quien defiende desde posiciones autodefinidas como progresistas algo que desde siempre defendían los conservadores: que los contenidos a enseñar a y aprender por "los pobres" no deben ser "los de los ricos" (sea latín o sea inglés); desde una perspectiva identitaria, se puede hacer una radical damnatio memoriae a toda la cultura occidental (dead white men) o, más provincianamente, a Machado, Goya, Quevedo...

Cada vez que hay un problema en cualquier ámbito social, hay siempre quien atribuye su causa a un defecto en la educación, o pretende encontrar su solución en reformas del sistema educativo. Esa cómoda postura esconde varias falacias (debate nature-nurture) que anota el biólogo Juan Ignacio Pérez en Las raíces de la negación (Voz Populi, 17 de agosto de 2017). Como allí está muy bien contado, no lo reproduzco aquí.

La "educación del príncipe" es uno de los géneros literarios encaminados a la política, que tiene su origen en la Grecia clásica -Ciropedia (Jenofonte, siglo IV a. C.)-, se usó en la Edad Media (fábulas indo-arábigas, infante don Juan Manuel, El Victorial) y llega al Renacimiento -Enchiridion, Institutio Principis Christiani (Erasmo), Il Cortegiano (Castigione)-. En el siglo XVI, al futuro Felipe II le compusieron numerosos tratados, incluyendo los de Vives y Alfonso de Valdés; mientras que un siglo más tarde, al futuro Luis XIV hicieron lo propio con la Géographie, Rhétorique, Morale, Economique, Politique, Logique, and Physique du prince (François de La Mothe Le Vayer, 1651–1658). Entre tanto, la educación universitaria, perpetuada en la escolástica y convertida en un mecanismo de selección de élites burocráticas, había dejado de ser la vanguardia intelectual, que pasó a las Academias (en cuanto a la enseñanza de las "primeras letras" y lo que posteriormente se llamó "enseñanza media" o "secundaria", había pasado de las escuelas monásticas a las escuelas de latinidad y a los colegios jesuitas -distintos ejemplos de la educación humanista-).

La extensión de la educación a las clases populares, como propósito, es obra de la Ilustración, y no necesariamente como algo igualitario -Discurso sobre la educación popular de los artesanos y su fomento (Pedro Rodríguez Campomanes, 1775), opinión de Olavide sobre los escolapios "como enseñaban de balde, quitaban labradores"-. Entendida como una exigencia universalista de la concepción del pueblo como soberano, está desarrollada en Rousseau (El Emilio, El contrato social). En las coordenadas rousseaunianas (idealismo, bondad natural, asunción simultánea de planteamientos contradictorios -libertad y totalitarismo, laissez faire y norma racional-) se inscriben las inacabables "reformas educativas" de la llamada "educación progresista". En la mayor parte de estas propuestas subyace la consideración de la educación como "palanca del cambio social" o "herramienta transformadora", "liberadora", "emancipadora", "empoderadora", que produce una "toma de conciencia" o cualquier otro tipo de efectos políticos, que van mucho más allá de la mera transmisión de conocimientos, técnicas intelectuales o capacitación productiva. En sentido contrario, las carencias o defectos de la educación se denuncian como mecanismos de sumisión.

Una postura radicalmente idealista en educación lleva a que no es posible enseñar nada, puesto que no hay aprendizaje, sino recuerdo. El maestro sería así el único que puede aprender algo: el maestro (adulto, viciado por la sociedad y la cultura) aprende del alumno (niño, inocente), y no al revés. Según tal planteamiento, la única aportación del maestro debería ser permitir que el alumno, por su cuenta y sin interferencias ni intermediarios, a través del ejercicio libre de la razón, de la que está naturalmente dotado porque es universal, descubriera el mundo y accediese a la verdad (aprendizaje por descubrimiento). Es notable que allí donde se llevó a cabo la Revolución cultural (la China maoísta), fue precisamente donde las consecuencias educativas del "libro rojo" (así se llamaba el de Mao y así se llamó un polémico libro europeo sobre educación -"el libro rojo del cole"-) se redujeron a un episodio retórico, y el sistema educativo siguió siendo meritocrático-confuciano; mientras que en los países desarrollados capitalistas la Revolución del 68 convirtió el progresismo educativo en pensamiento único y corrección política. No obstante, tampoco se culminó ninguna reforma educativa con su paso lógico: la desinstitucionalización (como se hizo -parcialmente, pero se hizo- en psiquiatría).

"Despensa y Escuela" fue el lema regeneracionista de Joaquín Costa.

Las entradas del DRAE son enormemente significativas:

educación.
(Del lat. educatĭo, -ōnis).
1. f. Acción y efecto de educar.
2. f. Crianza, enseñanza y doctrina que se da a los niños y a los jóvenes.
3. f. Instrucción por medio de la acción docente.
4. f. Cortesía, urbanidad.
~ especial.
1. f. educación que se imparte a personas afectadas de alguna anomalía mental o física que dificulta su adaptación a la enseñanza ordinaria.
~ física.
1. f. Conjunto de disciplinas y ejercicios encaminados a lograr el desarrollo y perfección corporales.

enseñanza.
1. f. Acción y efecto de enseñar.
2. f. Sistema y método de dar instrucción.
3. f. Ejemplo, acción o suceso que sirve de experiencia, enseñando o advirtiendo cómo se debe obrar en casos análogos.
4. f. pl. Conjunto de conocimientos, principios, ideas, etc., que se enseñan a alguien.
~ básica.
1. f. enseñanza primaria.
~ concertada.
1. f. La que se imparte en centros no estatales con subvención pública.
~ estatal.
1. f. La que depende directa y totalmente del Estado.
~ libre.
1. f. La que sigue el alumno que no tiene derecho a asistir a las clases de un centro estatal, pero se examina en él para que sus estudios tengan reconocimiento oficial.
~ media.
1. f. enseñanza secundaria.
~ mutua.
1. f. La que los alumnos más adelantados dan a sus condiscípulos bajo la dirección del maestro.
~ oficial.
1. f. La que depende del Estado o de las entidades territoriales.
~ primaria.
1. f. Primera etapa del sistema educativo de un país.
~ privada.
1. f. La que se da en centros no estatales.
~ pública.
1. f. enseñanza estatal.
~ secundaria.
1. f. La intermedia entre la primaria y la superior.
~ superior.
1. f. La que comprende los estudios especiales que requiere cada profesión o carrera; p. ej., derecho, medicina, etc.

instrucción.
(Del lat. instructĭo, -ōnis).
1. f. Acción de instruir.
2. f. Caudal de conocimientos adquiridos.
3. f. Curso que sigue un proceso o expediente que se está formando o instruyendo.
4. f. Conjunto de reglas o advertencias para algún fin. U. m. en pl.
5. f. Inform. Expresión formada por números y letras que indica, en una computadora, la operación que debe realizar y los datos correspondientes.
6. f. pl. Órdenes que se dictan a los agentes diplomáticos o a los jefes de fuerzas navales.
7. f. pl. Reglamento en que predominan las disposiciones técnicas o explicativas para el cumplimiento de un servicio administrativo.
~ militar.
1. f. Conjunto de enseñanzas, prácticas, etc., para el adiestramiento del soldado.
~ primaria.
1. f. enseñanza primaria.
~ pública.
1. f. La que se da en establecimientos sostenidos por el Estado, y comprende la primera y segunda enseñanza, las facultades, las profesiones y las carreras especiales.

didáctico, ca.
(Del gr. διδακτικός).
1. adj. Perteneciente o relativo a la enseñanza.
2. adj. Propio, adecuado para enseñar o instruir. Método, género didáctico Obra didáctica
3. adj. Perteneciente o relativo a la didáctica. Apl. a pers., u. t. c. s.
4. f. Arte de enseñar.

pedagogía.
(Del gr. παιδαγωγία).
1. f. Ciencia que se ocupa de la educación y la enseñanza.
2. f. En general, lo que enseña y educa por doctrina o ejemplos.

pedagogo, ga.
(Del lat. paedagōgus, y este del gr. παιδαγωγός).
1. m. y f. Persona que tiene como profesión educar a los niños.
2. m. y f. Persona versada en pedagogía o de grandes cualidades como maestro.
3. m. y f. En casas principales, persona que instruye y educa niños.
4. m. y f. Persona que anda siempre con otra, y la lleva a donde quiere o le dice lo que ha de hacer.

adiestrar.
1. tr. Hacer diestro, enseñar, instruir. U. t. c. prnl.
2. tr. Amaestrar, domar a un animal.
3. tr. p. us. Guiar, encaminar, especialmente a un ciego.

formar.
(Del lat. formāre).
1. tr. Dar forma a algo.
2. tr. Juntar y congregar personas o cosas, uniéndolas entre sí para que hagan aquellas un cuerpo y estas un todo.
3. tr. Dicho de dos o más personas o cosas: Hacer o componer el todo del cual son partes.
4. tr. Criar, educar, adiestrar.
5. tr. Mil. Poner en orden. Formar el escuadrón.
6. tr. Méx. Preparar el formato de las páginas de un texto, hasta dejarlas listas para imprimir.
7. intr. Dicho de una persona: Colocarse en una formación, cortejo, etc.
8. intr. Entre bordadores, perfilar las labores dibujadas en la tela con el torzal o felpilla.
9. prnl. Dicho de una persona: Adquirir más o menos desarrollo, aptitud o habilidad en lo físico o en lo moral.

criar.
(Del lat. creāre).
1. tr. Dicho de una cosa o de un ser vivo: Originar, producir algo. La ropa cría polilla. U. t. c. prnl.
2. tr. Dicho de una madre o de una nodriza: Nutrir y alimentar al niño con la leche de sus pechos, o con biberón.
3. tr. Alimentar, cuidar y cebar aves u otros animales.
4. tr. Instruir, educar y dirigir.
5. tr. Elegir a alguien para una elevada dignidad.
6. tr. Establecer por vez primera o fundar algo.
7. tr. Dicho de un animal: Producir, cuidar y alimentar a sus hijos.
8. tr. Someter un vino, después de la fermentación tumultuosa, a ciertas operaciones y cuidados.
9. tr. Formar un expediente o un negocio, entender en él desde sus principios.
10. tr. Dar ocasión y motivo para algo.
11. tr. Rel. Producir algo de nada, dar ser a lo que antes no lo tenía, lo cual solo es propio de Dios.
12. tr. p. us. producir (‖ engendrar, procrear). U. t. c. prnl.
13. prnl. Dicho de un ser vivo: Desarrollarse, crecer. La niña se ha criado muy sana.

Santiago Petschen (El arte de dar clases)
Teacher's Standards (Reino Unido)

Parece que alguien  se ha leído el "desahogo de final de curso" que publicó Jesús:

http://www.theguardian.com/politics/2013/oct/18/michael-gove-exam-grade-inflation

Para los refractarios al inglés, resumiré que el tal Michael Grove, secretario de educación del Reino Unido, denuncia que se ha venido mintiendo durante décadas a los alumnos, inflando sus calificaciones y dándoles títulos que no reflejaban la realidad, creándoles falsas expectativas (hacer carreras universitarias, desempeñar trabajos especializados). "Tienes un trozo de papel que dice que sabes lengua y matemáticas, pero no puedes redactar una carta ni hacer las cuentas necesarias para este puesto". Termina con una comparación entre Test Airlines, very rigorous, and Warm and Fuzzy Airlines.¿Con cuál de las dos volarías?

Los que participan en el foro posterior son de todo tipo (hay que tener en cuenta que el medio -The Guardian- es "progresista").


Los fines a los que sirven las instituciones educativas son tres:
Primero, la dignidad de la ciencia.
Segundo, las demandas sociales.
Tercero, las necesidades de los enseñados.

Por el primero, cierto número de doctos en los diversos saberes y pseudosaberes deben tener en el sistema educativo un medio de vida como profesores; de forma similar a lo que Kepler decía de la astrología: era el medio que tenían los astrónomos de sobrevivir.
Por el segundo, "la enseñanza básica es obligatoria y gratuita" y "los poderes públicos garantizan el derecho de todos a la educación" (C. E. art. 27). La sociedad se ha dado a sí misma derecho a protegerse de los niños y adolescentes, a los que, para su socialización, recluye en ciertos locales durante una parte significativa del horario laboral, facilitando el proceso productivo y limitando el vandalismo en calles y domicilios.
Por el tercero, se intenta  que sean difundidas entre los enseñados determinadas informaciones, habilidades y doctrinas, seleccionadas por un cierto compromiso entre las que se consideran útiles para la sociedad y las que han cristalizado como pensamiento dominante de la comunidad científica.

Se producen tres confusiones graves:
Se confunde derecho a la educación con escolarización obligatoria.
Se confunde comprensividad con derecho a la ignorancia.
Se confunde integración y atención a la diversidad con promiscuidad en aulas y currículos.


Véase también Información, Manipulación, Identidad, Campo de concentración-Reeducación, Ilustración, Progresista